Hablar en Público 4ta. Edición (PDF) - Luis Puchol.

La frase de Quintiliano con que se abre este apartado nos indica que el orador debe ser, ante todo, virtuoso, es decir, una buena persona. Yo supongo que usted que me está leyendo lo es, por lo que ya tenemos lo fundamental para hacer de usted un excelente orador. Y esto es así porque el malvado, por muy bien que maneje
los recursos oratorios, falla siempre ante la llamada prueba ética.Es decir, le falta la credibilidad.Con frecuencia oímos decir de un político, abogado, conferenciante...: Fulano tiene un pico de oro. O bien lo contrario: Mengano no es un buen orador. Tal parece que el hablar en público—porque eso y no otra cosa es ser orador— fuera un don innato,una ciencia infusa que algunos pocos escogidos poseen y todos los demás envidian.

Fuente:Sinopsis incluida dentro del libro.